SalfaCorp reestructura su negocio inmobiliario y crea área de rentas

By enero 21, 2013 Noticias No Comments
geocentro_185738

Separa Aconcagua de la unidad de edificación, Novatec, y crea nueva línea de administración de activos y rentas de largo plazo.

La compañía explica que con su nueva unidad de negocios espera “impulsar, solos o vía asociaciones, negocios con centro comerciales, hoteles y otras iniciativas“.

Siguen los cambios en la Inmobiliaria Aconcagua, filial del holding SalfaCorp.

A la salida de su gerente general y socio, Cristián Alliende, que se materializó el mes pasado, ahora se suma una reestructuración que implica la separación de la inmobiliaria Aconcagua de la unidad de Edificación (Novatec).

Este ajuste, que fue comunicado en la memoria anual de la empresa ligada a Andrés Navarro, Aníbal Montero y a las familias Garcés y Salinas, considera además segmentar el negocio inmobiliario en dos líneas: una desarrolladora y comercializadora de viviendas, que quedará a cargo Juan Carlos Altmann, ex ejecutivo de LAN y actual director de Sky, y otra nueva que es inmobiliaria y estará dedicada a la administración de activos y rentas de largo plazo, cuya gestión dependerá de Augusto Coello, ejecutivo que es parte de Salfa y será un complemento para la primera.

“Respecto de estos cambios que se instrumentalizarán en 2015, prevemos la generación tanto de sinergias entre las unidades, así como menores costos operacionales de la compañía, lo que se traducirá en mayor rentabilidad”, reza la memoria de SalfaCorp.

En 2014 Aconcagua escrituró 10,8 millones de UF, en línea con las 10,9 millones de UF de 2013, incluyendo proyectos propios y aquellos que se realizan a través de asociaciones. A partir de esto, en la firma dicen ser “capaces de tener una sólida plataforma de negocios en función de nuestro banco de terrenos, lo que dio pie para la generación de esta nueva unidad, como es la de activos y renta”.

Potencial de la nueva unidad

Aconcagua cuenta con un portafolio de 1.500 hectáreas en terrenos, de los cuales la mitad están en la zona centro y el resto distribuido en el resto del territorio hacia el norte y sur.

La intención de la firma es aprovechar los importantes paños estratégicos que han conseguido en el país para “impulsar, solos o vía asociaciones, negocios con centros comerciales, hoteles y otras iniciativas de equipamiento, considerando la ubicación clave de estos metros cuadrados en zonas urbanas”, dijeron.

De la mano de lo anterior, en Salfa explican que esta nueva unidad de administración de activos y rentas será complementaria para el negocio de la inmobiliaria, por cuanto servirá para el suministro de terrenos para sus proyectos propios.

Al mismo tiempo buscará oportunidades de negocios con terceros, que es otro de sus objetivos.

Respecto del negocio de viviendas, la compañía definió que el foco estará en aquellos proyectos de mayor margen. Lo anterior explica la enajenación de su negocio relacionado con proyectos y activos en Miami, pues asumen que tenía “pocas ventajas competitivas sustentables a largo plazo”.

Cambios en el área edificación

En cuanto a la gestión del área de edificación, que está a cargo de Novatec, dijeron que actuará como cualquier otra firma del sector y por sí sola es del tamaño de una de las más importantes del país.

La especialización de Novatec consideró que durante 2014 esta filial diera término a los proyectos en ejecución que tenía con terceros, ya que ahora se concentrará en desarrollos propios, en línea con los objetivos determinados por la compañía. Lo anterior implica que a partir de este año esta filial edificará casi exclusivamente para Aconcagua.

En la memoria de la compañía, el actual vicepresidente de la firma, Alberto Etchegaray, sostiene que son “optimistas respecto del futuro”, que tienen propuestas en estudio y/o por adjudicar que alcanzan $364.340 millones y que observan con interés la agenda de proyectos energéticos y mineros.

Los cambios clave que vive la compañía

Mayor equilibrio en construcción y Aconcagua Al interior de SalfaCorp comentan que Andrés Navarro, controlador de la compañía y que volvió a su presidencia, busca alcanzar “el equilibrio entre las áreas de construcción y la inmobiliaria, pues desde la fusión estaban separadas y requieren fortalecerse como una unidad, para buscar más sinergias”.

El objetivo del empresario es aumentar el precio de la acción que se ha visto castigada.

Impulso a ingeniería y montajes En los últimos meses la firma ha estado adecuando su estructura para estar en condiciones de asumir proyectos de cualquier envergadura y no sólo aquellos de mayor magnitud. Además, previendo la ralentización de la construcción, la empresa le quitó peso al área de construcción, en beneficio del negocio de ingeniería y montajes.

Movimientos en el directorio Además de la llegada de Navarro a la presidencia del directorio, está pendiente qué ocurrirá con Francisco Garcés, quien se desempeñó por casi dos décadas como gerente general y ahora va por un cupo en la mesa. En abril corresponde renovar el directorio y sólo Navarro y Aníbal Montero aparecen como inamovibles, revelan fuentes.

 

Leave a Reply